Síguenos en Twitter @carnavalmalaga

Carlos Pariente, una vida dedicada al Carnaval de Málaga y la tele: "Soñaba con ser como Pepe León". [El Español de Málaga]

Dom, 24/10/2021 - 11:54 -- David Delfín

Es uno de los clásicos de la fiesta y cree que 2020 fue un año de despedida. De momento, no está en sus planes volver al concurso.

27 agosto, 2021. Por Alba Rosado  @albarosado_ EL ESPAÑOL DE MÁLAGA

Cuando Carlos Pariente y su murga salen al Cervantes, normalmente, sin abrir la boca, ya provocan una carcajada entre el público. El Carnaval de Málaga quiere a Pariente y Pariente quiere al Carnaval de Málaga. Eso es así.

Esta relación comenzó cuando Pariente solo tenía 13 o 14 años. Vivía en las calles del centro y, en los días señalados de febrero, se marchaba a ver por las esquinas a sus ídolos carnavalescos cantar. "Yo en su día soñaba con ser como Pepe León o como Guti". Y aquí hemos estado, con ellos", dice. Siempre había seguido el Carnaval de Cádiz, pero mucho más de reojo que el de Málaga. Cree que al ser tan "malaguita", tanto para la feria, como para la Semana Santa y como para el carnaval, jugó mucho en esta elección. "Todos sabemos que Cádiz es la NBA, pero yo siempre quería vestirme del 'frente bokerón'. Me sentía más identificado con las letras de aquí", cuenta.

Tras la máscara, al final, siempre se ha dedicado a la comunicación. De hecho, en la actualidad, forma parte del matinal de Canal Sur, 'Hoy en día', donde realiza variadas labores delante y detrás de las cámaras. "Soy redactor de contenidos, co-presentador, hago pantalla... Hago de todo. Que hoy en día, nunca mejor dicho, es súper necesario", detalla. Y es que no es todo poner la cara y comentar vídeos.  Es mucho más el trabajo de las personas que cada día aparecen en nuestros televisores para informarnos y entretenernos.

Pariente es uno de esos que no pierde la oportunidad para ir pregonando la fiesta allá por donde va, incluso en su puesto de trabajo. Justo antes de la llegada de la pandemia no se pensó dos veces en acudir al programa ataviado con su tipo de 'Los de Huelin', e incluso llevó a su murga, y en alguna que otra ocasión también se le ha podido ver en el programa con el tipo de 'Los de pasao mañana'.

Así, reconoce que muchos de sus compañeros, cuando vieron la retransmisión del concurso del Carnaval de Málaga en 2020, se sorprendieron gratamente ante el nivel de los grupos. "Hay muchos que seguían el Carnaval de Cádiz únicamente y luego llegaban de escuchar el de Málaga y me contaban que no se esperaban lo bueno que era. Eso siempre enorgullece", explica.

Algún febrero ha tenido que parar por temas de trabajo porque al final el carnaval  "gasta mucha energía, mucho tiempo y mucha creatividad" y asegura que es algo muy sacrificado. Otros años de descanso decidió también ver el concurso como comentarista en 101 televisión. "Yo recomiendo a todos los carnavaleros que los años que paren vean el concurso completo. Que lo disfruten. Viendo a todos los compañeros aprendes muchísimo y, además, te sirve para reciclarte para los siguientes años. Es muy reconfortante", reconoce Pariente.

"Nunca he recibido ningún comentario en contra por haber dicho algo de un grupo. Todo lo contrario. Siempre me decían que me mojaba mucho antes de tiempo con el ganador. A veces me ha pasado, que digo que gana alguien y al final se queda en segundo o tercer puesto".

Una de esas veces que le pasó fue en 2015, cuando le daba el oro a la murga de 'El Padrino' de Zumaquero y Manu Robles. Sin embargo, aquel año dio la sorpresa la Murga del Susi demostrando que en el Carnaval de Málaga no hay nada escrito hasta el último momento.

"Aparte de carnavalero soy aficionado, y por eso siempre me he mojado. Hay que decir quién te gusta más cada año sin dar pie a fanatismos. Un año puede gustarme mucho un grupo y al año siguiente no convencerme", explica.

Asimismo cree que una de las asignaturas pendientes del Carnaval de Málaga es la profesionalización de murgas, cuartetos y comparsas. "Al final esto es un trabajo, lo que pasa es que todos los que estamos dentro amamos el carnaval. Son muchas horas de ensayo, pero son horas de desconexión con amigos. Y al año siguiente estás deseando volver al cuarto de ensayo", relata.

Respecto a 2022, tiene claro que 2020 fue un año de despedida. "Son 25 años ya y es una decisión que tenía premeditada de hace bastante. Ya me despedí una vez en 2013 y acabé volviendo cuatro años más tarde, pero sinceramente no tengo la chispa que se necesita para estar en el concurso, no me llama la atención. Donde sí estaré es en la calle con amigos, sin la presión ni la competición".

Con la radio. Era un niño que escuchaba mucho la radio y una noche, buscando por las ondas, me topé con una emisora que ponía carnaval. Cuando acabó el concurso y vi que ya no ponían carnaval me fui informando y allá por el 1987 o 1988 comencé a interesarme por él.

Año que más has disfrutado

Creo que mi vuelta en el año 2017 con 'Salimos o no'. Fue un año muy especial y disfrutamos muchísimos. En el 2000 con 'PTL' también fue un año precioso y, el año pasado, con los de Huelin, como cierre de etapa.

Año en el que no acabaste muy contento con el resultado de la murga

2008. 'Los maestros liendre'. Estuvimos en la final, pero creo que no exprimí el personaje tanto como podría haberlo hecho.

Estribillo, de cualquiera, del que nunca te olvidarás

Yo creo que en 2003. Con El Moragón. Me decía todo el teatro: "¡Mierda, el gafas!".

Mejor momento en el carnaval

En el concurso cualquiera de los finales de popurrí en las finales. El de 'Salimos o no', 'Los de Huelin'... Las finales son brutales. Y respecto a la calle, cuando nos paran personas de fuera, de Barcelona o Bilbao, para decirnos que han vuelto al Carnaval de Málaga porque un día nos vieron y les encantó. Creo que eso es lo más bonito, que te paren y te lo cuenten.

Mejor tipo

El de 'Las Inmortales'.

Accede a este reportaje en El Español de Málaga desde este enlace 

Ilustración: Murga Los de Huelin, 2020.

El fallo del jurado llegaba hacia las 4,20H de la madrugada tras una noche de coplas especialmente comprometidas con la identidad malagueña tanto desde la reflexión como desde la parodia.

Permítanme un poco de autoficción, ahora que está tan de moda como género literario y costumbre diaria y tuitera según leemos en la red.

Las agrupaciones que, desde el Campo de Gibraltar, Almería, Córdoba y Granada, se acercan cada año a nuestro concurso de coplas están, en mi opinión, enriqueciendo nuestra fiesta cantada.

Desde el minuto uno de las preliminares, nuestra identidad ha estado muy presente este año en las agrupaciones, para mayor disfrute de los aficionados.