Síguenos en Twitter @carnavalmalaga

Conversación con Antonio Domínguez. Murga Los Molineros 1981-1982.

Dom, 26/10/2008 - 00:00 -- David Delfin




Entrevista personal a Antonio Domínguez, integrante de la murga LOS MOLINEROS de 1981.

 Antonio me llevó a la zona del primer piso de la Peña El Molinillo, en calle Dos Aceras, donde me había recopilado algún material para entregarme, como fotografías, los nombres de los componente de la murga, etc., datos todos para el libro, Carnaval en Málaga 1979-1983. Le conocí ese día, y después de verle y escucharle, siempre he pensado que Antonio Dominguez reunía algunos de los ingredientes del milagro de la recuperación de la fiesta del carnaval en 1980: ambiente peñístico favorable, deseo de protagonizar un momento de la historia de la ciudad, y desconocimiento pevio de la fiesta. Esta conversación está repleta de estas claves.

 

"Joyería La Suiza agradece a la murga Los Molineros su participación en el Homenaje póstumo al Policía Nacional don Agustín Montes Fuentes. Málaga 10 de mayo de 1981". 

A.D. La murga salió por primera vez en el carnaval de 1981, y cantamos dos veces en el Teatro Cervantes, en los dos festivales que se organizaron, donde tuvimos un gran éxito. La Peña Los Ángeles organizaron uno de los festivales; y el otro festival, ya en el mes de mayo, fue organizado para recaudar fondos para la familia de un policía que mataron en una oficina de La Caja Rural que está por Carlos de Haya, en un atraco... Lee la placa del acto que nos dieron: "Joyería La Suiza agradece a la murga Los Molineros su participación en el Homenaje póstumo al Policía Nacional don Agustín Montes Fuentes. Málaga 10 de mayo de 1981".   Luego participamos en el primer encuentro de grupos de canto en la La Plaza de Toros.

-¿Cómo y cuándo surge la murga Los Molineros?

A.D. En 1980 la sede la Peña estaba en Calle Alta, donde yo vivía. En los bajos había un local muy amplio de doscientos metros cuadrados en los que puso sus miras la Sede del Club Deportivo Alta, de futbol, para su sede donde acabó fundándose la actual Peña. Te hablo del año 78, más o menos. Entonces un señor que vivía en la calle Parra era de los tiempos del Bollero, ya sabes que el Bollero había vivido en la calle Hurtado... Uno de los socios Manuel Meléndez, conocía a este señor, al que se le conocía como Pacurro el Daleao, era muy gracioso, él mismo se ponía de mote el Daleao. Hay una de las coplas que él sacó con los motes de todos... Bueno, pues hacia 1980, Meléndez nos habló del Daleao; y comenzó a hablar en la Peña del Carnaval. Yo, la verdad, es que era el presidente de la Peña y no le hacía mucho caso; pero acabé por preguntarle, qué necesitaban y qué quería el Daleao. Solo quería que se le comprase una caja y un bombo. No había apenas dinero en la peña. Nos presentó al Daleao, se hizo socio de la Peña... Fuimos a la Casa de la Música, compramos los instrumentos; pusimos un anuncio en la Peña para buscar interesado en cantar en una murga... Y comenzaron a ensayar en un local al lado de la Peña, en  calle Alta. Pero yo no les prestaba mucha atención. Cuando me di cuenta, de 14 ó 15 que se apuntaron a la murga, quedaron 5 ó 6; y estos me animaron a entrar en el grupo, y a buscar a los que finalmente fueron los componentes: Miguel Soler Torres, Juan María Carrasco, Francisco Parma, Francisco Maldonado, Jorge Romero Alcázar, Rafael Sorte, Carlos Mate, Joaquín Trujillo, Antonio García, Manuel Meléndez, Antonio Domínguez (un servidor); y el niño, Emilito Aguilar. El niño tenía 4 años y fue un mito de aquellos carnavales. Este niño le pasó como Shirley Temple, que cuando llegó a mayor perdió el ángel que tenía. En esta foto no está el Daleao... Nuestra primera actuación fue en la Peña el día de Reyes de 1981, en la fiesta infantil donde se reparten regalos, donde cantó el Daleao con nosotros; debe haber fotos de ese día por alguna parte...

"El Daleao, actuó con nosotros el día de Reyes de 1981, luego se puso enfermo y murió poco después. Su ilusión fue vernos de actuar. Era muy severo. Eligió el nombre y el tipo del Grupo, del Molinillo: Los Molineros. Sacó el estribillo..."

 

"Nuestro disfraz era muy sencillo, de molineros antiguos... Como yo era el presidente de la Peña le eché valor y cogimos el dinero de la Peña, nos costó... Lo más caro que nos costó fueron los chalecos, nos los hizo un sastre, por dos mil quinientas pesetas... Un dineral. Es verdad que tuvimos la suerte de que Delegado de Cultura del Ayuntamiento entonces, Pasos-Parga, nos diera una caseta en el Parque a la Peña, que yo se la cedí a un socio nuestro, Miguel Sánchez Nieto, que es un forofo de la murgas, y vende cupones, ahora vive en el Palo y ha salido con los grupos de Antonio Chamizo en la Peña Los Bolaos. Miguel tenía los preparativos para la caseta, donde tuvo un éxito económico bueno, como todas, y cuando echó cuentas nos entregó 50.000 ptas.!, con lo que cubrimos todos los datos de la ropa de la murga.

"A partir de ahí comenzamos a actuar de peña en peña, y en los concursos provinciales. Ganamos el primer premio en Marbella, y el segundo en San Pedro de Alcántara, con premios de 100.000 ptas. y 75.000 ptas. en 1981. Ni te imaginas el dineral...

"El Daleao, actuó con nosotros el día de Reyes, luego se puso enfermo y murió poco después. Su ilusión fue vernos de actuar. Era muy severo. Eligió el nombre y el tipo del Grupo, del Molinillo, Los Molineros. Sacó el estribillo: "Venga más viento, venga más viento, a nuestro molino; que se muevan las spas para moler el trigo". No pasaba una, cuando nos equivocábamos nos echaba unas broncas... Fue nuestro director durante los meses de ensayo. Nuestro repertorio era todo sobre Málaga... Francisco Campos, se llamaba el Daleao. Francisco Campos. Sus letras eran muy verdes y muy directas. Era analfabeto y tenía una sobrina que apuntaba sus letras, pero omitiendo los tacos... Tenía mucha facilidad para hacer letras, en una nos definió a todos los grupos...

Nuestra peña se compone

de personas de vergüenza

la mitad de los socios

 son del servicio de limpieza,

 hay uno de la perrera

y un viejo muy daleao,

Antonio el presidente

y del bar que está alobao.

El resto son portuarios

 jubilados y pensionistas

 y unos cuantos majarones

 que quieren ser futbolistas.

"Y luego venía el estribillo. El Daleao era muy gracioso y sacaba las coplas con mucha facilidad. La Peña nuestra era una local muy grandes pero al que daban todos los bajantes del bloque, y el puso a la Peña , el Submarino, y le sacó una copla. Había una copla, un pasodoble a Málaga, que el Daleao tenía mucha ilusión de que cantáramos, pero nos costó mucho entonarla. Era un talento. Escribió otra a una vecina del barrio que no tenía dinero para comprar Reyes para su hijo...

 

Vivimos un caso doloroso

la noche del cinco de enero

una señora llorando

porque no tenía dinero.

Con sus hijitos en los brazos

pedía por caridad

señor, denme una limosna,

para mi hijo consolar,

mi marido está parado

y no le puedo comprar

una pequeña muñeca

para que pueda jugar.

Tú no vayas a llorar

hijita de mis entrañas

pronto te irás dando cuenta

cómo se vive en España.

En los bancos están metidos

todos los grandes capitales

y el obrero sin trabajo

pasando calamidades.

"Y era analfabeto total. Doy fe que no sabía escribí ni leer... Poco después se murió y nos quedamos sin letrista. Fuimos a Radio Juventud a un programa de Domingo Mérida, y yo pedí por la radio alguien que nos escribiera coplas. Cuando lo encontraron muerto en su casa, al levantar sus cosas, encontraron papeles son anotaciones extraña y dibujos de cosas que parecían ideas de coplas, o pensamientos para hacer coplas; pero no hubo forma de descifrar aquello. Ni la sobrina pudo. Por eso en 1982 salimos con las mismas canciones, no teníamos otra cosa.

  

"Es verdad que Pedro no le ha hecho mucho caso al carnaval, yo creo que no lo entendía. Tampoco le gustaban las Peñas, claro, no era de aquí"

"En 1982 repetimos con la murga Los Molineros y el mismo disfraz, y con alguna variación en los miembros, Meléndez no salió, y sí incorporamos a Miguel Sánchez, el Gusanito (ahora Miguel el Ciego), que salió luego en muchos grupos. El Concurso fue en La Plaza de Toros con trofeo del Pub Pepeleshe. Pero no ganó nadie, no fue un concurso. El dueño o el representante del Pub trabajaron mucho por los Carnavales, Luis Melero, y organizó muchos eventos, creo que estaba casado con una locutora de Radio Juventud.

"Nuestras coplas hablaban mucho de las cosas de la ciudad, del Alcalde, al que siempre le dijimos que no era malagueño... A veces pedíamos perdón antes de cantar, nos hemos metido mucho con Pedro Aparicio. Tengo una foto con Pedro, que parecíamos el Dúo Sacapuntas, el tan alto y yo tan bajo... Es verdad que Pedro no le ha hecho mucho caso al carnaval, yo creo que no lo entendía. Tampoco le gustaban las Peñas, claro, no era de aquí. Hubo un periodista, Manolo Merchant, que nos ayudó mucho en aquellos años...

SE ESTA PONIENDO LA VIDA

con tanta circulación

que para salir de casa

hay que coger un avión.

Mi suegra a la vejez

se ha comprado una Lambreta

y ya lleva unos días

que ha perdido la chaveta,

qué tropezón pegaría

la tía en la tablellera

que hasta los pelos del moño

los encontraron en Churriana.

 

OTRO BARCO SE HA HUNDIDO

ozú qué barbaridad

ya tenemos otra vez

las aguas contaminá.

El otro día nos pusieron

un enblanco de arencas

y aquello tenía más grasa

que un garaje de bicicletas,

le dijimos a la patrona

esto nos sabe a petróleo

coja usted y se los meta

a su hermana por el moño.

 

 "Quizá los más significativo de aquellos primero años de la murga era que actuábamos todo el año, en febrero, después de Semana Santa, en bodas, bautizos; durante el verano en la Peñas, en Navidad. No se paraba..."

 

 "En 1983, salimos con la murga Los Verde y Moraos; lo peor que hemos hecho. No teníamos letrista, y salimos por salir. La ropa era muy bonita. El director fue Francisco Maldonado. Miguel Sánchez, el Gusanito, trajo varios componentes; y el niño Emilio Aguilar. Pero no debimos salir, porque cantábamos con las músicas de Marifé de Triana, las coplas...

"Después en  1984 fuimos Los Pantera Rosa ya con la ayuda y el asesoramiento de Miguel González. La sede de La Peña en Calle Alta estaba ya ruinosa, le echaron abajo, y ensayábamos en el bar de Miguel. Nos acopló las voces e hizo un buen trabajo con nosotros. Llevábamos coplas que hacían llorar a la gente. No sé si recuerdas cuando mataron a la taquillera del cine Atlántida, pues Miguel González nos escribió una copla y la música era la de Ay Mi Sombrero de Pepe Blanco, nos la adaptó y como la noticia fue de un gran impacto, la copla fue muy reconocida.    

"En 1985 Los Chinitos Malikón y sus Parientes de Hong-Kong, también con Miguel González como director, y en 1986, hubo un chavea que ya estaba con nosotros, Rafael Jiménez Toro...

"El carnaval en 1980 y 1981, yo me quedé muy sorprendido por la respuesta del pueblo de Málaga, la cabalgata, la gente disfrazada... mi generación no había vivido nunca el carnaval, y verte rodeado de público en el Parque, fue algo grandioso.  Nos dieron muchos premios. Manuel Cortés, de la Peña Los Ángeles, organizó el festival en el Cervantes y repartió la entrada entre los grupos para su venta, siendo la ganancia para cada grupo. Nosotros sumamos unas 30.000 ptas., nos dieron una placa, como a todos los grupos... Actuamos también en la discoteca Number 1 de Torremolinos, con el Dúo Sacapuntas; así durante varios años, entonces estaban empezando... Mis recuerdos del desfile, la actuación en la Plaza de la Constitución, en Plaza Toros..., tengo un gran recuerdo de todos estos recintos llenos de gente. Yo creía que íbamos a hacer el ridículo. Piensa que yo tengo una pollería en el Mercado Central, y aparento ser un hombre serio, formal en los negocios, y cuando me vi saliendo a la calle disfrazado...

"Te voy a contar una anécdota. En el Mercado Central, hubo una época mala en esos años 82, 84, 85, con la apertura de los supermercados, los híper... el Central cayó en ventas. Entonces los mismo comerciantes hicimos una rifa, que en mi caso yo compraba las papeletas y yo las regalaba a mis clientes, y el día de la entrega de los premios: un coche, en fin, buenos premios... se hizo una fiesta en el Eduardo Ocón, nos contratamos y actuamos como Los Chinos Malikón por 10.000 ptas., Cuando mis clientas y mis compañeros de los otros puestos del mercado, me vieron disfrazado de china, con los labios pintados... En el popurrí yo ensañaba... Cuando terminé me preguntaban cómo era posible que yo estuviera en una murga. No podían creerlo, con lo serio que me conocían del Mercado Central..."

"Quizá los más significativo de aquellos primero años de la murga era que actuábamos todo el año, en febrero, después de Semana Santa, en bodas, bautizos; durante el verano en la Peñas, en Navidad. No se paraba. Mira las placas de la vitrina, toda llenas de recuerdos de actos. Yo me pregunto cómo sería la ilusión y la expectativa del carnaval la ciudad para que actuáramos en todos los sitios y durante todo el año. Y no solo nosotros, sino casi todos los grupos... Esa es la gran diferencia de estos años con el actual carnaval. Y eso hizo recuperar la fiesta y ponerla en marcha para los años venideros. Se sembró carnaval."

Y más de un centenar de placas y trofeos lo atestiguan en las vitrinas de la Peña El Molinillo.

© DAVID DELFÍN

 

 

Nota: Esta conversación tuvo lugar en la sede la Peña El Molinillo, el 14 de noviembre de 1991.

Requisitos
Requiere Android 4.1 o superior. WiFi, Edge, o 3G.

Requisitos
Compatible con iPhone e iPod touch. Requiere iPhone OS 7.0 o posterior. WiFi, Edge, or 3G.

Carnavaleando

La obra se dará a conocer durante la presentación de los actos de la ‘Fiesta del Invierno Cálido’ de 2018.

En el siglo XVIII, el carnaval convirtió a Venecia en parada obligatoria para los viajeros europeos.

Pepe Gallego era el delegado de la comparsa.

La obra Barlovento, de Pablo Cortés del Pueblo, anuncia la Fiesta del Invierno cálido con el protagonismo de las agrupaciones de canto.

La tradicional cita con la que Fundación anuncia a sus primeros protagonistas de la fiesta para el próximo febrero es acto social que permite no solo el reencuentro con los aficionado de la fiesta, sino mucho más: se trata de una cita que corrobor

Rafael Acejo incorpora a nuevos miembros para aunar juventud y experiencia en esta nueva etapa

Los seis días durante los que se celebra el carnaval en la localidad de Lucerna, Suiza, tienen como protagonistas a Fritschi (hombre mayor) y su familia, su mujer: Fritschene, y el Fritschikind o hijo de Fritschi.