Síguenos en Twitter @carnavalmalaga

Conversación con Juan Cano y Francisco Cantarero. Murga Los Colonos, 1980-1981.

Sáb, 25/10/2008 - 00:00 -- David Delfin

La murga Los Colonos es un claro ejemplo de la influencia que la Murga Los Maomas (sin H) y Claudio y Sus Senadores ejercieron en el ambiente peñístico de Málaga desde 1979, logrando no solo la imitación de su proyecto de carnaval, sino una mayor reflexión sobre las formas musicales y letrísticas que los grupos de canto deberían abordar años después. De todos los integrantes de la murga, Juan Cano con la incorporación del acordeón al sonido de la murga; y el genio murguista de Paco Cantatero, activo como murguista hasta 1989, lideraron la formación. En 1989, cuando José Miguel Morales y yo, completábamos los datos de nuestro libro (Carnaval e Málaga, 1979-1983), convocamos una reunión en casa de Juan Cano, en La Colonia, con cinco o seis componentes de la murga, una conversación de varias horas que conservo grabada y que me serviría de guión, años después, para la siguiente conversación emitida por radio en octubre de 1992.

  

"Hablamos del invierno de 1979. Intentamos salir para el carnaval 1980, pero no estábamos preparados".

-¿Cuáles fueron los primeros pasos para la creación de la Murga Los Colonos?

Francisco Cantarero. Bueno, que por edad, conteste Juan...

Juan Cano. La verdad es que todo comenzó visistando a los Los Maomas. Recuerdo que fuimos invitados a la Peña Los Ángeles, a una comida entre Peñas y los vimos de actuar. Sin duda  a raíz de verlos a ellos, pensamos hacer nosotros también una murga en nuestro barrio. Yo iba con Antonio Molero, presidente entonces de la peña de La Colonia Santa Inés, y ambos nos contagiamos de una idea que nos pareció muy bonita para el barrio. Y así comenzamos a recabar miembros para la murga, letras antiguas hablando con los mayores de La Colonia.

-¿Creo que es interesante saber cómo se formó el grupo?

Juan. Nos costó trabajo reunir ocho o diez componentes; no hubo selección de ningún tipo, ni por voces, ni nada; sino los que quisieron estar en esta aventura. No había donde elegir. Comenzamos a ensayar en la azotea de mi casa... Hablamos del invierno de 1979. Intentamos salir para el carnaval 1980, pero no estábamos preparados. Así que aprovechamos ese año para confeccionar el grupo adecuadamente.

  

"Así comenzó la historia de nuestra murga. De forma casual, al ver a los Maomas e insistir en el proyecto..."

 

-¿Creo que encontrasteis en el barrio a varias personas que recordaban letras del carnaval republicano, y entre ellas, a Juan Santana, y, Manolo el De Los Sacos...?

Cantarero. Eso es. La labor del presidente de la peña Antonio Molero, que era un fenomenal peñista, arropó nuestro proyecto. En una de las comidas de hermandad, yo entonces era directivo de la Peña Carranque, Molero se dirige a mí y me pregunta si me gustaría estar en una murga. Yo le pregunté y eso qué es. Es un grupo de amigos que estamos ensayando para recuperar el carnaval, me dijo... Yo no sabía nada de carnaval. Mi generación se había perdido ese acontecimiento cultural. Me sonaba algo de Cádiz... Un par de semanas después le dije que me llegaría por los ensayos. Yo entonces vendía dulces en mi furgoneta por los barrios... Y así fue. Pregunté en la Peña de La Colonia y me dijeron que ensayaban en la fábrica de ladrillos...

Juan. Es verdad, estuvimos ensayando mucho tiempo en la fábrica, en mitad de tanto polvo... ja.

Cantatero. Allí los encuentro.  Los escucho con atención, y pienso en lo malamente que lo hacen...ja, y la voluntad que le ponen. No había coordinación de voces, bueno. Y Juan me da una letra para que me la aprenda... Y aquí estoy. Que tengo las venas llenas de carnaval.

Juan. Así comenzó la historia de nuestra murga. De forma casual, al ver a los Maomas e insistir en el proyecto...

-Si os parece vamos a escuchar la presentación de la murga que abarca el período desde 1979 y hasta 1981.

Nos presentamos como Colonos

Y saludamos a todos con ilusión

Hemos salido en la chirigota

Para cantarle solo por afición.

Hacemos liga con todo el que quiera

Y si lo duda se lo puedo demostrar

Que si usted quiera, ahora mismo,

Nos vamos fuera y yo le invito

A una copa donde usted quiera,

Verá que pronto conmigo puede ligar.

Tenemos sangre de puro malagueño

Y hacemos liga con toda la nación

Y sobre todo con las mujeres

Sentimos siempre una gran admiración...

Cantar, quiero cantar,

Porque lo siento desde tierras malagueñas

Por ti, solo por ti,

Porque tú tienes simpatía y belleza.

Y quiero demostrar

Que soy de aquí de corazón

Y al que yo ofenda le digo

Que es un tirano

Que hasta le rompo la boca con estas manos

Porque a mi tierra la quiero con todo.

 

            Cantarero. Qué emoción volver a escuchar la murga... Claro que hoy ese ritmo resultaría un poco lento, pero en aquel entonces... además con el acordeón, la novedad de incorporar a la murga el sonido de un acordeón.

            Juan. Yo era el que tocaba el acordeón; bueno, y el que lo toco todavía. Yo comencé en la murga tocando la caja, y no sé en qué momento de los ensayo surgió esa posibilidad. Quizá fuera porque acompañaba mejor al grupo, era más fácil que el grupo cantase con el soporte del acordeón, los tonos...; el grupo seguía al acordeón. Yo no quería tocarlo, porque el acordeón pesa mucho y tener tanto tiempo el acordeón colgado, no quería. Pero me convencieron...

            -¿Y cómo fue la adaptación musical carnavalesca a este instrumento?

            Juan. Costó muchísimos ensayos. Éramos un grupo de doce o trece personas cantando, además el acordeón y todos aficionados; supuso muchos esfuerzos hacer los acoples musicales. Fueron infinidad de tardes. Nuestra murga ensayaba una barbaridad, porque las voces, las letras... todo costaba mucho.

            Cantarero. Juan era el que más sabía de música, y a él le debemos el mérito de que la murga sonara bien.

            Juan. Sí, pero creo que nunca logramos lo que se quería; porque los que cantaban no lograron amoldarse al sonido del acordeón, pero sin grandes perfecciones, claro.

            -¿Dónde y cómo se grabó el repertorio de la murga que estamos escuchando, en estéreo y en el año 81, sin ser en un estudio...?

            Cantarero. Fue en la casa de Juan, sino me equivoco.

            Juan. Fue cosa de un buen amigo mío. Me preguntó que si queríamos se llegaba por los ensayos y nos grababa una buena cinta en estéreo... Y así fue; apareció una tarde por el local de ensayos con todos los aparatos técnicos, cantamos, lo grabó y salió bien.

 

"La labor de buscar lo antiguo la hice con Antonio Molero, íbamos por los pueblo en un Renault 8 que yo tenía. Llevaba un casete y le pedíamos a los viejecitos que nos cantaran letras antiguas"

 

            -La grabación es todo un documento para la historia del Carnaval reciente... La murga Los Colonos asumisteis en buena medida el recuerdo de los carnavales republicanos y adaptasteis letras antiguas, se crearon muchas nuevas; pero con el molde del antiguo carnaval.

            Cantarero. Es cierto, se hizo esa labor. Juan aportó el noventa por ciento de la creatividad musical en el grupo, con Manolo Rey que fue uno de nuestros guitarras; aunque esa labor de buscar lo antiguo la hice con Antonio Molero, íbamos por los pueblo en un Renault 8 que yo tenía. Llevaba un casete y le pedíamos a los viejecitos que nos cantaran letras antiguas. Como yo iba por la provincia repartiendo dulces, pues preguntaba en las tiendas y la gente me decía ve a ver a fulano o a mengano que sabe muchas coplas... Nos cantaban cosas del Bollero, de Rojas... Y de estas tonadillas sacábamos una adaptación para la murga nuestra.

            -Qué os decían del Bollero...

            Cantarero. Nos hablaban de muchos murguistas de aquella época. Pero probablemente el más espectacular y recordado era el Bollero. Era el más valiente con su murga, y hacía cosas que nadie se atrevía y probablemente eso le hizo muy popular... Pero había murguistas más finos.

            -Qué recuerdos tenéis de la organización y de la celebración del carnaval durante los primeros años...

            Cantarero. Los comienzos fueron bastante complicados. Yo recuerdo que entonces estaba de Delegado de Cultura en el Ayuntamiento Pasos-Parga, y lo teníamos frito al hombre. Desde las diez de la noche de comenzaba la reunión de los grupos con él, en el bar de Miguel González... nos daban las cuatro y las cinco de la madrugada. Se discutía todo, que si la cabalgata de carnaval, que si las actuaciones... No había medios, recuerda que incluso tuvo que emplearse un camión hormigonera para tirar de una de las carrozas...

            -Si la memoria no me falla, cuando la gente os vio en la calle os llamaban los Cowboys, no Los Colonos...

            Juan. Sí, íbamos vestidos de colonos americanos, como en la serie La Casa de La Pradera. Aquí Cantarero salía de Laura, ja... ¡Estaba muy guapo!

            Cantarero. Jugamos con ese tema, Los Colonos de La Colonia, y, los colonos de la serie... Y fue a mi amigo Paco Bermúdez al que se le ocurre que uno tenía que vestirse del personaje Laura... Todos se miraron otorgándome el personaje... Bueno, tanto años después, y todavía en La Colonia me conocen como Laura, algunos no me llaman ni Cantarero ni Paco; me dicen Laura...

Teníamos un gran murguista

Que se llamaba el Bollero

Respetamos su memoria

Porque mucho le debemos.

Gracia tenía de sobra

Y salero derrochaba

Por la calle que pasaba

El gran taco allí formaba.

No llevaba puesto

nunca calzoncillos

Cuando se agachaba

Salía el bultito,

Todas las mujeres

Se tapaban la cara

Pero dejaban un boquetillo

Y por allí miraban.

Pregonando terminamos

El gran nombre del Bollero

Cuando salimos en la murga

Te echamos de menos.

...

Ya empezamos en mi Bella

los famosos carnavales

era hora que llegaran

y esto es lo que más vale.

Desde el año treinta y seis

que nos lo eliminaron

salimos en el ochenta

pero aquí nos encontramos.

Estamos muy contentos y muy satisfechos

de los carnavales que ya se han hecho,

tenemos en la bella las mejores mañas

para que sean los carnavales

los mejores de España.

Y por eso te decimos

que queremos carnavales

que achuchen todas las peñas

y verás qué bien nos sale.

 

-Antes hablábamos de cómo os llamaban por las calles, pero incluso hoy todavía se recuerda vuestros pasacalles...

Cantarero. Claro, del barrio se unía mucha gente con nosotros, familias enteras... Le llamábamos los Pegatinas, estaban siempre pegados a nosotros, ja. Lo pasábamos en grande... Es verdad que todo el carnaval era una gran familia, entre los grupos...

Juan. Es verdad que a dónde íbamos  cantar, nos acompañaba la familia de cada uno, con lo que éramos muchos en cualquier sitio. Representábamos a nuestra Peña y nuestro barrio. Era un momento muy especial en Málaga, en el que todos presumíamos de ser de un barrio... en la Peña, claro, al cantar nos daban de comer y beber gratis, así que allí íbamos todos...

-¿Incluso creo que llegasteis a cantar en un convento?

Cantarero. Sí, fue en el Asilo San Manuel... Allí conocí yo al famoso y querido Manuel Ruíz el Papa... Estábamos actuando, y en cada golpe de bombo yo me levantaba el vestido de Laura y hacía mi movimiento de barriga... Aquello les causó mucha gracia... Y cuando las monjas me vieron hacer eso, salieron todas corriendo, con las manos en la cara, ja... Al año siguiente volvimos con la murga Los Boquerones, y la Madre Superiora, me decía, Cantarero, Cantarero, no hagas nada... Me decía la Hermana, Eres un torbellino, Cantarero...

 

"Antonio Molero sacó una letra sobre ETA, en plena Transición; la ensayamos, pero luego ninguno nos atrevíamos a cantarla en público... Teníamos un poco de miedo..."

 

-¿Qué temas y con qué tono abordasteis vuestras coplas originales?

Cantarero. Ah, yo siempre quería críticas. Había que criticar. Es verdad que yo conocía muy poco del carnaval y sus formas, pero cuando me paso meses recopilando coplas por los pueblo con los viejecitos, me doy cuenta que el carnaval es la crítica, y la denuncia de lo que no estaba bien. Cuando llevamos meses ensayando hablo con el grupo y les digo que hay que empezar a denunciar cosas de la ciudad y del barrio. Antonio Molero sacó una letra sobre ETA, en plena Transición; la ensayamos, pero luego ninguno nos atrevíamos a cantarla en público... Teníamos un poco de miedo... Pero teníamos que variar hacia este estilo. Todos teníamos problemas en el trabajo, en la casa..., los finales setenta y primeros ochenta fueron años muy complejos; y si no íbamos a hablar de lo que nos pasaba, no tenía mucho sentido el carnaval que hacíamos... Había que disfrutar y también decir las cosas que nadie se atrevía.

Juan. Yo no quería meterme con los políticos... Prefería cantar cosas graciosas, ajenas a la política. Pensaba que podría traer malas consecuencias...

Cantarero. Pero el tiempo demuestra que tenía razón.

Juan. Ahora sí, porque el carnaval ha cambiado mucho, como todo ha cambiado. Pero en aquellos años, yo no era partidario. Uno ha escuchado tantas barbaridades de otros tiempos, que...

Cantarero. Es verdad. También había que esforzarse por decir las cosas bien dichas...

-Los componentes de la murga fueron: Juan Cano, Francisco Cantarero, Manolo Rey, Manuel Espinosa, Antonio Molero, Antonio Sánchez, Antonio Rojas, Francisco Bermúdez, Manuel Sánchez, Manuel García, Andrés Torres, y, Juan Sánchez...

 

Vamos a decir nuestros nombres

y usted no se asombre,

de lo que vamos a decir.

Presentamos a don Pedro Penca

a don pan con arenca

y a don Diego puercoespín.

A don Cristóbal, el mocarreras,

a don Julio ratonera

y a don Juan el calamidad;

Pepe, el mocoso,

su hermano el Protoso

que son mellizos por la casualidad,

don Gazpachuelo sin pan

don Ponte-en-popa los domingos,

nuestro director es un gran hombre

que le pusieron por nombre

don Café con tejeringos.

 

-¿El mayor logro de la murga fue conseguir que aún hoy se recuerde?

            Cantarero. Sí, y que se recuerde con cariño. No sabría decirte qué, quizá el acordeón, teníamos una seña de identidad en nuestras formas.

            Juan. Es verdad que el sonido del acordeón hizo que la gente se fijara más en nosotros, por ser distintos, una novedad. Creo que nunca una murga ha llevado el sonido del acordeón, yo, al menos, no lo he oído nunca. Es un instrumento muy melodioso...

            -Sin embargo, luego la murga no tuvo una continuidad similar. Tras Los Colonos, surgió la murga Los Boquerones en 1982...

            -Cantarero. Bueno, nos llamaron Los Boquerones, los pollos, los gallos... ja, cada vez que nos veían nos ponía un nombre. Fue diferente, porque los ánimos entre los componente no era el mismo. El grupo fue desuniéndose. La ropa nos la hicimos en Cádiz, porque en aquellos primeros años, aquí en Málaga no encontrábamos sastres de carnaval. Creo que lo dije entonces en un programa en Radio Juventud, que necesitábamos gente que hiciera disfraces; creo que incluso se lo comenté a Miguel Ángel Crespo, entonces... y ahora, fíjate, cuando nos vemos me dice que soy el culpable de que trabaje en esto tanta horas... Miguel Ángel es ahora un referente en los disfraces, incluso viste a grupos de Cádiz... En fin, como te decía nos hicieron el disfraz en Cádiz, pero la cabeza del boquerón, parecía de todo, era incómodo para llevar; era de cartón forrado de tela y con el sudor se estropeaba... El repertorio no era muy idóneo, muy tristón...

            -Quizá las dificultades de olvidar los patrones del Bollero, y optar por músicas y letras nuevas...

            Cantarero. Claro, ese fue el mayor problema. Aún hoy es una enorme dificultad; suerte que están saliendo algunos chavales nuevos que escriben y componen...

            Juan. Intentamos cambiar la música y las letras. Pero no estábamos preparados. Había opiniones distintas entre los componentes del grupo.

            -Y así hasta 1983 en que el grupo se renovó con la murga Los Cocineros.

            Juan. Esa era una idea mía que planteé antes de Los Boquerones, pero que no fue elegida hasta 1983... año en que grupo de Los Colonos concluyó su etapa en el carnaval.

 

"Yo sigo defendiendo ese patrón. Deberíamos haber tomado esta raíz musical de los antiguos carnavales y haber hecho evolucionar y no llegar a las formas actuales. Si los músicos se hubieran roto la cabeza realizando arreglos para esta música, que es lenta y ajena a los gustos actuales; pero ahí había un filón que nos hemos sabido explotar".

 

            -¿Cuándo miráis hacia atrás, cómo recordáis esta etapa?

            Juan. Cuando observo lo que había en este año de carnaval y lo que es hoy la fiesta, me siento feliz. Todo ha cambiado mucho, éramos unos aficionados sin la adecuada preparación; hoy los grupos tienen buenas guitarras, buena percusión, y buenos letristas... que harán grandes repertorios en el futuro. Los grupos hoy seleccionan más sus componentes, entonces era lo que había.

            Cantarero. Lo más emocionante de aquella época para mí, era ver en los ensayos, no solo en nuestro grupo; cómo personas que no sabían de música, componían; personas que no habían escrito un poema, hacían letras; y todo, por la inquietud de algo novedoso como el carnaval en que todo el mundo aportaba lo que podía. La espontaneidad de entonces en el seno de los grupos, frente al mayor rigor de hoy. El concurso y los premios han traído otro carnaval más profesional, por decirlo así. Eso ha cambiado muchas cosas...

            -Tengo entendido que estos meses atrás habéis intentado reunir de nuevo al grupo para la feria de La Colonia Santa Inés...

            Juan. Sí, se me ocurrió intentar volver a cantar para la feria del barrio. Pero hubo algunas dificultades, han pasado muchos años sin cantar, algunos somos ya muy mayores...

 

Está la cursilería a tanta altura

que no pueden las mujeres con la pintura

van las niñas presumiendo de figurín

copiando toda la moda como en París,

con tanto lujo y tanto detalle

qué enseñarían si se cayera alguna en la calle.

El otro día una se cayó, pero al curarla

verán ustedes lo que enseñó,

las dos medias con dos taloneras

una plasta de roña era su barriga,

no llevaba sostén, ni camisa,

dos cachos de trapo llevaba por liga.

Comprendimos que el truco era viejo

y que daba ansias de ver sus talones

y llevaba puestos unos cucos

hecho de fundas de dos jamones.

...

 

Ya hay en Andalucía Autonomía

queremos que sea para bien y para toda la vida,

tenemos tantos parados que ya da pena

le damos a todos ellos la enhorabuena.

Porque pensamos en los dirigentes

que todas las tierras se la darán ahora a las gentes,

si no lo hacen ya está el follón

la Autonomía serviría lo que un mojón.

Pero todos estaremos contentos

se nos ve en la cara que estamos muy a gusto,

porque ahora tendremos currelo

y en la casa del pobre no habrá más disgustos,

esperemos que estos sea cierto

que nunca tengamos más lamentaciones,

y que se hagan buenas cositas

a tomar por culo todo los mamones.

 

            Cantarero. Es verdad que el carnaval ha cambiado mucho con respecto a esta grabación que estamos escuchando, este estilo... hemos perdido estas formas malagueños. Yo sigo defendiendo ese patrón. Deberíamos haber tomado esta raíz musical de los antiguos carnavales y haber hecho evolucionar y no llegar a las formas actuales. Si los músico se hubieran roto la cabeza realizando arreglos para esta música, que es lenta y ajena a los gustos actuales; pero ahí había un filón que nos hemos sabido explotar. Y lo peor, hemos perdido las raíces. Y conste me gusta también lo que se hace hoy, yo estado años en una murga, ensayando muy a gusto, pero mis compañeros saben de mis pensamientos sobre este tema. Hemos evolucionado a lo fácil y lo bonito, pero... Piensa que no se escriben críticas, ni a la ciudad, ni a las cosas que pasan en Málaga; solo hay críticas entre grupos... Los grupos se están repitiendo con los mismos temas, y mientras, nos pasa la ciudad... Las obras de la ciudad, la iluminación de los barrios...

            Juan. Y de nuestro barrio. La Colonia está muy abandonada.

            Cantarero. En el popurrí del Los Colonos, pedíamos árboles para el barrio, que arreglasen las calles... Ese es un camino que las letras no abordan hoy... Además, mientras el ciudadano medio-alto de Málaga no se ponga un disfraz, será difícil que esta fiesta rompa una barrera... Se está avanzado, Rafael Acejo está luchando mucho por la fiesta y por hacerla grande. Es verdad que hay una nueva generación muy joven que se está incorporando al carnaval, una juventud que será el motor de la fiesta en todos los sentidos. Y no creo que me equivoque. Pero quedan muchos años por delante...

 

Ya nos marchamos todos Los Colonos.

porque a otro sitio tenemos que ir a cantar

nos despedimos de todos vosotros

y perdonadnos por este rollo aguantar.

Nos gustaría seguirles cantando,

pero no podemos, nos tenemos que marchar

porque nos esperan otros como vosotros

que quieren pasarlo a gusto con nosotros

y nuestro rollo la gente quiere escuchar.

Aquí hay maera (sic) de puro cachondeo

porque lo serio siempre en la vida está,

para tres día que aquí pasamos

y sin disgustos, todos el mundo a disfrutar.

Marchar, vamos a marchar.

aunque nos duela tener que despedirnos,

con amor porque es verdad.

porque este público es fenómeno y divino

y pienso que es así

que queda aquí el corazón

pero otro día vendremos a recogerlo

y de esta forma podremos otra vez vernos

y aquí juntitos estaremos mejor .

 

-Gracias a ambos por vuestra participación en el programa.

           

          (c) DAVID DELFÍN

            NOTA. Esta conversación fue realizada y emitida por Radio Pino mar el 17 de octubre de 1992.

Requisitos
Requiere Android 4.1 o superior. WiFi, Edge, o 3G.

Requisitos
Compatible con iPhone e iPod touch. Requiere iPhone OS 7.0 o posterior. WiFi, Edge, or 3G.

Carnavaleando

Concurso oficial de agrupaciones de canto, el plazo de inscripción continúa abierto hasta el próximo 3 de Diciembre.  

Rincón de la Victoria acoge la primera edición de la gala Sol de Carnaval. El municipio axárquico será la primera parada de una gira por distintos municipios que continuará en 2018, con el fin de desestacionalizar la fiesta.

En Onda Azul TV, todos los lunes a las 21 horas... CARNAVALEANDO con Toni Vertedor... Noticias, historias, entrevistas y mucho más.

La fase preliminares del concurso de coplas comenzará el 2 de febrero en el Teatro Alameda y hasta el viernes 10, con la participación de 70 agrupaciones anunciadas procedentes de 6 provincias andaluzas: Almería, Córdoba, Cádiz, Granada, Málaga y

Las cuatro modalidades de grupo vuelven a estar representadas en Málaga - Cinco murgas infantiles garantizan el futuro de la fiesta.

La obra Barlovento, de Pablo Cortés del Pueblo, anuncia la Fiesta del Invierno cálido con el protagonismo de las agrupaciones de canto.

La tradicional cita con la que Fundación anuncia a sus primeros protagonistas de la fiesta para el próximo febrero es acto social que permite no solo el reencuentro con los aficionado de la fiesta, sino mucho más: se trata de una cita que corrobor