Síguenos en Twitter @carnavalmalaga

Idea de Carnaval (2)

Sáb, 05/01/2008 - 00:00 -- CarnavaldeMalaga.com




Idea de carnaval (2)

(Diario La Opinión de Málaga, 7 de febrero de 2004)

 

Conforme la vida cotidiana se va globalizando en sus acontecimientos cada vez más universales o con la imitación de modelos casi únicos, es la forma en que cada pueblo  mantiene vivo y celebra sus viejos acontecimientos populares la que nos permite saber cuál es nuestro verdadero lugar como individuos pertenecientes a una comunidad determinada. Qué pechá de carnavales, qué hartura de comparsa, y un frío que pela se cala en los huesos, ¡ya ves habrá que abrigarse el alma, ¿y para qué, déjala que se pegue una fiestecita... El aprendizaje de nuestra propia identidad no nace sólo de una voluntad de reconocimiento, sino también de una necesidad de memoria y legado, gracias lo cual mantenemos presente lo que somos más allá de nuestro nombre y apellidos. El grande lleva las cuentas, cuidado con escaquearse, cien duritos por cabeza... Las tripas pidiendo guerra por los pinchos de María, ya ves compadre que a fin de cuentas, no sale cara tanta alegría. Un espacio de vida por el que nos movemos a diario mitad personas y mitad personajes mostrando ambos lados en un juego inherente a nuestra condición humana que nos permite mostrar tanto nuestra capacidad de asimilación y conformismo como de protesta, nuestra capacidad de inferir en el presente como de prever las consecuencias del futuro. El valor de caminar entre la realidad y la utopía con una voluntad festiva que nos recuerda que vivir es, sobre todo, una forma de llegar al conocimiento también desde la comicidad. El método para comprender mejor el mundo que nos ha tocado vivir, eso sí,  desde el punto de vista de los que saben reírse (de sí mismo y de los demás) en voz alta. Menuda nochecita nos espera entre taratachines y comparsas, las misma retahíla porculera, valiente moraguita más singracia, pues si quieren carnavales, vamos a darles carnaval, y que nadie se enfade que yo canto sin maldad. ¡Qué se quemen todos los pinchitos si no es verdad! ...¡Niño! ¿Qué...? ¡Apaga eso ya!  (La Moraguita, 2003)

 

©  David Delfín

Martes de Carnaval
por Jorge Salinas

Tras la muerte del genio de la Calzada. Tras el inmenso vacío humorístico de una generación que entre frases lapidarias, comparaciones elevadas del humor absurdo y vocablos inventados que hacían de lo cotidiano una pausa para escuchar el sonido más bonito de la creación que es la risa, reside un pensamiento que quiero compartir con vosotros.

Cada vez el termino posmodernidad aparece con asiduidad para nombrar a la época en la que nos ha tocado vivir. La posmodernidad se debe a unos principios básicos fáciles de entender por todos. Redes sociales y Big data son el sustento de un periodo histórico que poco a poco se va adentrando en este siglo XXI. El acceso rápido a la información, la libertad de opinión. La propaganda. Las fake news, bots y corrientes de opinión mueven a un mundo que está constantemente en tensión sin llegar a romperse nunca.

Requisitos
Requiere Android 4.1 o superior. WiFi, Edge, o 3G.

Requisitos
Compatible con iPhone e iPod touch. Requiere iPhone OS 7.0 o posterior. WiFi, Edge, or 3G.

Carnavaleando

La comparsa de José Antonio Pino y Manuel Navarro se estrenó en el Gran Teatro Falla de Cádiz con una actuación muy destacable. Enhorabuena!

El Carnaval de Málaga se presenta en FITUR2018 como el gran reclamo turístico de la temporada baja con la representación de la murga ganadora en el concurso de 2017, el grupo de Muñoz Pariente, Tomás García y Raúl Arribas, que este año se presenta

Siete ediciones de La Previa marcan el punto de partida del Carnaval 2018.

Fallo del jurado del COAC Málaga 2017 con las Agrupaciones que participarán en las Semifinales del Concurso, desde el domingo 12 al miércoles 15 en el Teatro Cervantes.

MURGAS:

Durante los últimos años ochenta comenzaría a recolectarse cuanto previamente se había sembrado.

A mediados de los años ochenta todos éramos andaluces del futuro.  La generación que venía de protagonizar la Transición había asumido una condición relevante mientras el entorno se transformaba sin tregua ni descanso, y el futuro ya no era el día