Síguenos en Twitter @carnavalmalaga

La risa de Pariente.

Sáb, 05/01/2008 - 00:00 -- CarnavaldeMalaga.com




La risa de Pariente

 

(Diario La Opinión de Málaga, 12 de febrero de 2004)

 

José Carlos  Muñoz Pariente es el murguista más celebrado de los últimos años, quien mejor ha sabido recoger los sucesos (locales y nacionales) más extraordinarios o más comunes para relatarlos según su particular visión. De su enorme ingenio ha surgido una risa que, al cabo, es un privilegiado documento en el que se dan cita la crónica y la crítica, la burla y la sátira como modelo de entendimiento social durante el carnaval: ríete conmigo y observa el mundo como lo veo yo. Málaga tú eres así, callejuelas sin fin, eres una alegría. Qué bonito es pasear, estando en soledad, por la calle Compañía. Y para hacer una moraga, lo mejor es que la hagas, en la plaza El Carbón. Tú, para encontrar clavo y pimienta, seguro la mejor tienda, es la calle Especerías. Si todavía no has hecho la mili, vete para calle Cuarteles, y déjate de tonterías. Aquí nadie se pelea, todo es tranquilidad, ni te pegan navajazos, ni te quitan la cartera, puedes dormir tranquilo, pasan coches y no te enteras, ay qué barrio más tranquilo, 25 Años de Paz. Y la gente que no piensa, para ir a Las Pirámides, todo el mundo se va a Egipto, en vez de coger un avión, yo que soy un poco más listo, cojo el 15 en la Palma, y allí estoy en un pispás... (Hiji arsa esto es una comparsa, 2001). Su risa posee una condición jocosa del más alto nivel dentro del amplio abanico de referencias que permite la retórica carnavalesca cantada. En sus murgas el personaje habla de acuerdo a su disfraz, ya sea de político, comparsista, ocupa, o niñato, con los que Pariente (en el contexto de la cultura carnavalesca) ha ilustrado el cancionero actual de burlas ciudadanas como testimonio de lo que es necesario decir y casi nadie se atreve, todo ese abanico de referencias que existen y de las que nadie hablaría de no ser por los autores de carnaval. El levante y el poniente, me elevan hasta las nubes, cuando hago parapente, son las cosillas que escribe, el majaron del Pariente... No está nuestra fiesta sobrada de murguistas como él, capaces de hacer reír y hacer pensar. Al contrario. A su vuelta en 2005, les contaré.

 

©  David Delfín

Martes de Carnaval
por Jorge Salinas

Tras la muerte del genio de la Calzada. Tras el inmenso vacío humorístico de una generación que entre frases lapidarias, comparaciones elevadas del humor absurdo y vocablos inventados que hacían de lo cotidiano una pausa para escuchar el sonido más bonito de la creación que es la risa, reside un pensamiento que quiero compartir con vosotros.

Cada vez el termino posmodernidad aparece con asiduidad para nombrar a la época en la que nos ha tocado vivir. La posmodernidad se debe a unos principios básicos fáciles de entender por todos. Redes sociales y Big data son el sustento de un periodo histórico que poco a poco se va adentrando en este siglo XXI. El acceso rápido a la información, la libertad de opinión. La propaganda. Las fake news, bots y corrientes de opinión mueven a un mundo que está constantemente en tensión sin llegar a romperse nunca.

Requisitos
Requiere Android 4.1 o superior. WiFi, Edge, o 3G.

Requisitos
Compatible con iPhone e iPod touch. Requiere iPhone OS 7.0 o posterior. WiFi, Edge, or 3G.

Carnavaleando

La comparsa de José Antonio Pino y Manuel Navarro se estrenó en el Gran Teatro Falla de Cádiz con una actuación muy destacable. Enhorabuena!

El Carnaval de Málaga se presenta en FITUR2018 como el gran reclamo turístico de la temporada baja con la representación de la murga ganadora en el concurso de 2017, el grupo de Muñoz Pariente, Tomás García y Raúl Arribas, que este año se presenta

Siete ediciones de La Previa marcan el punto de partida del Carnaval 2018.

Fallo del jurado del COAC Málaga 2017 con las Agrupaciones que participarán en las Semifinales del Concurso, desde el domingo 12 al miércoles 15 en el Teatro Cervantes.

MURGAS:

Durante los últimos años ochenta comenzaría a recolectarse cuanto previamente se había sembrado.

A mediados de los años ochenta todos éramos andaluces del futuro.  La generación que venía de protagonizar la Transición había asumido una condición relevante mientras el entorno se transformaba sin tregua ni descanso, y el futuro ya no era el día