Síguenos en Twitter @carnavalmalaga

Plaza de la Merced

La Plaza de la Merced es una plaza situada en la ciudad de Málaga, España.

Se trata de una de las principales plazas del centro de la ciudad, donde se desarrollan actos y festivales, además de ser un punto de encuentro nocturno. En la plaza están situados el obelisco en homenaje al General Torrijos y la casa natal de Picasso, actual sede de la Fundación Picasso.

Historia

Fue una explanada extramuros que tras la conquista cristiana pasó a albergar un mercado, de donde recibió el nombre de Plaza del Mercado. Más adelante se denominó Plaza de Riego, en memoria del general liberal del siglo XIX, que vivió en la plaza. En este siglo se convirtió en un lugar de esparcimiento para los burgueses. Por entonces tenía una fuente en el centro, que fue suplantada por el neoclásico obelisco de Torrijos en 1842, obra de Rafael Mitjana.

Al noroeste de la plaza estuvo la Iglesia y Convento de Nuestra Señora de la Merced, erigida en 1507 y ampliada en el siglo XVIII, que desapareció con la quema de conventos de 1931. La plaza fue reformada en 1857 y otra vez en 1988, conservando su imagen decimonónica.

Entre las edificaciones notables que rodean la plaza destacan: los números 9-10, las más antiguas de la plaza, con fachadas del siglo XVIII; el número 12, edificio de 1883 que presenta una galería acristalada en la última planta; los números 15-20, conocidos como las Casas de Campos, donde nació Pablo Picasso en 1881 y donde hoy tiene su sede la Fundación Picasso; y el número 1, de 1878.

Vecinos ilustres

Además de Picasso y Rafael de Riego, en la plaza vivieron el escultor Fernando Ortiz, el escritor Juan José Relosillas, el arquitecto Jerónimo Cuervo y los pintores Bernardo Ferrándiz y Enrique Brinkmann.[1]

En diciembre de 2008 se instaló en esta plaza una escultura de cuerpo entero de Picasso, obra realizada por Francisco López Hernández.

Extraído de:
http://es.wikipedia.org/wiki/Plaza_de_la_Merced_%28M%C3%A1laga%29

Martes de Carnaval
por Jorge Salinas

Tras la muerte del genio de la Calzada. Tras el inmenso vacío humorístico de una generación que entre frases lapidarias, comparaciones elevadas del humor absurdo y vocablos inventados que hacían de lo cotidiano una pausa para escuchar el sonido más bonito de la creación que es la risa, reside un pensamiento que quiero compartir con vosotros.

Cada vez el termino posmodernidad aparece con asiduidad para nombrar a la época en la que nos ha tocado vivir. La posmodernidad se debe a unos principios básicos fáciles de entender por todos. Redes sociales y Big data son el sustento de un periodo histórico que poco a poco se va adentrando en este siglo XXI. El acceso rápido a la información, la libertad de opinión. La propaganda. Las fake news, bots y corrientes de opinión mueven a un mundo que está constantemente en tensión sin llegar a romperse nunca.