Síguenos en Twitter @carnavalmalaga

Teatro Alameda

El teatro alameda de Málaga se encuentra ubicado en el solar en el que se encontraba en la década de los 40 el Palacio de cristal que era un gran estanque con barquitas. Anteriormente de 1907 a 1937 se encontraba el cine Pascualini que fue destruido durante la contienda civil española.

Años 60 De 1956 a 1960 paso a ser el cine de verano terraza Alameda en cuyo espacio esporádicamente se instalaban carpas circenses. Como anécdota recordar que un fuerte vendaval se llevo la carpa del circo de los famosos hermanos Toneti. En 1961 se construye el actual edificio que alberga el teatro Alameda, inaugurándose el 22 de diciembre de 1961 con una opera y cuya recaudación fue íntegramente destinada a las hermanitas de los pobres. Primera pelicula La primera película estrenada fue "el día mas largo". En 1988 después de una reforma, el teatro alameda se transforma en multicines y teatro distribuido en tres salas; dos mini salas para cine y una gran sala con aforo de 579 espectadores alternativa de teatro y cine. En noviembre de 1995 se decide enfocar la sala alternativa como sala de teatro, programándose desde entonces con los grandes éxitos de temporada del panorama teatral. Extraído de: http://www.teatroalameda.com/

Martes de Carnaval
por Jorge Salinas

Tras la muerte del genio de la Calzada. Tras el inmenso vacío humorístico de una generación que entre frases lapidarias, comparaciones elevadas del humor absurdo y vocablos inventados que hacían de lo cotidiano una pausa para escuchar el sonido más bonito de la creación que es la risa, reside un pensamiento que quiero compartir con vosotros.

Cada vez el termino posmodernidad aparece con asiduidad para nombrar a la época en la que nos ha tocado vivir. La posmodernidad se debe a unos principios básicos fáciles de entender por todos. Redes sociales y Big data son el sustento de un periodo histórico que poco a poco se va adentrando en este siglo XXI. El acceso rápido a la información, la libertad de opinión. La propaganda. Las fake news, bots y corrientes de opinión mueven a un mundo que está constantemente en tensión sin llegar a romperse nunca.